domingo, 2 de noviembre de 2014

Elmer Batters

Elmer Batters (1919-1997) fue el principal maestro de la representación artística de piernas y pies. Así como otros preferían el embrujo de un escote revelador, el ojo del maestro estaba fijo en otros atributos: unas pantorrillas firmes, las curvas del pie, las líneas bien definidas de un talón o unos deditos... Escogía a sus modelos en función de estos criterios y, con la obsesión de un artista zen, pasó toda su vida buscando la pierna perfecta. Batters empezó su carrera autopublicando sus fotos, pero hacia finales de la década de 1960 había conseguido ya delimitar su territorio y era la estrella indiscutible de revistas como Leg-O-Rama, Nylon Doubletake y Black Silk Stockings, por nombrar algunas. Esta entrada rinde homenaje a la gran obsesión de Batters por piernas, pies y dedos de los pies.



Elmer Batters es un conocido fotógrafo de los años 50's y 60's por sus imágenes eróticas de tipo fetichista donde las medias, las piernas y los pies de sus modelos femeninas constituyen los elementos centrales.

Elmer Batters nacido en Milwaukee en 1919 y muerto en California en 1997, debutó como fotógrafo a finales de los años 40. Sus fotografías aparecían en revistas para adultos, un nuevo tipo de publicación que había constituido a principios de la década de los 50 un extraordinario fenómeno editorial. Sucesoras directas de los antiguos posters de pin-ups utilizados durante la guerra, estas publicaciones mostraban fotografías de chicas con escasa o ninguna ropa, acompañadas por artículos de tono picante.

Pero fue a finales de los años 50 y principios de los 60 que Batters empezó a publicar sus propias revistas, que llevaban títulos tan significativos como Man’s Favorite Pastime, de la que se vendieron 5000 copias, Sheer Delight, Leg-O-Rama, Nylon Doubletake o French Frills, en las que se ocupaba prácticamente de todo, de los textos a las fotografías. Éstas se realizaban a menudo en su propia casa, ubicada en una zona suburbial de Los Ángeles, a donde se había trasladado en 1955 y cuyo garaje albergaba su laboratorio fotográfico.

Esos fueron años muy puritanos en los que este tipo de fetichismo era socialmente inaceptable, su pasión por el pie femenino, que se expresaba a través de dichas revistas, le valió una acusación de obscenidad y perversión que le llevó a los tribunales. Cansado de sus problemas con la censura, Batters abandonó la autoedición de revistas (si bien no su fijación con las piernas y los pies femeninos) y se consagró por entero a la fotografía, cuya técnica fue depurando y perfeccionando.

”Como es sabido, las piernas están para andar, bailar y amar. Pero también se dirigen a quienes se sienten fascinados por ellas, en un lenguaje tan elocuente como la poesía”, decía el artista al respecto del objeto de su pasión fetichista y de su arte.

http://3.bp.blogspot.com/-JDYSABpaBuA/Tyr5-HpCIRI/AAAAAAAAScs/lmaGZsp2Xss/s1600/tumblr_lxl2165M0t1r24e6ho1_1280.jpg

http://3.bp.blogspot.com/-fwOvdlAfXa8/Tyr547C7cwI/AAAAAAAAScg/NkDFs-BklK8/s1600/Elmer_Batters_034.jpg

Acuciado por problemas económicos, se dedicó a hacer trabajos fotográficos por encargo, pero su particular erotismo no encajaba con las demandas de los editores, que buscaban unas imágenes cada vez más explícitamente sexuales. Batters se retiró entonces a trabajar a su casa, donde continuó fotografiando a sus modelos, generalmente sobre un fondo de cortinajes de color verde característico de su ultimo periodo creativo, en el que se concentró casi exclusivamente en fotografiar pies, centro privilegiado de su obra tardía. A mediados de los 80 dejaría de trabajar definitivamente por problemas de salud en general y de visión en particular.

La publicación de sus fotografías antiguas en la revista Leg Show rescataron a Batters del olvido y le dieron cierta notoriedad, pero el verdadero reconocimiento de su obra no le llegaría hasta poco antes de su muerte, cuando se publicaron dos monografías (From the tip of the toes to the top of the hose en 1995 y Legs that dance to Elmer’s tunes en 1997) que atrajeron un interés internacional por la extraordinaria calidad de las fotografías de este artista, que hasta entonces no había traspasado los límites del reducido universo del fetichismo y del que ahora se descubre la inimitable genialidad de su obra.

En los últimos años, sus fotografías han sido expuestas en diversas galerías, como Andrea Rosen de Nueva York (2001) o Cokkie Snoei de Rotterdam (2002). Obras suyas han figurado asimismo en exposiciones colectivas como las celebradas en la Kunsthalle de Basel (2000) o la dedicada a la Colección Taschen en el Museo Reina Sofía en el 2004 y 2005.

http://mla-s1-p.mlstatic.com/libro-elmer-batters-legs-that-dance-to-no-playboy-maxim-15133-MLA20097186180_052014-F.jpg

http://2.bp.blogspot.com/-Q2_NkXlyRyk/Tbxhr0gJMiI/AAAAAAAAQG8/rBIZu3an1n4/s1600/batter+so9.jpg

http://mla-s2-p.mlstatic.com/libro-elmer-batters-legs-that-dance-to-no-playboy-maxim-15174-MLA20097186184_052014-F.jpg

La mirada de Elmer Batters es quizá de las más depuradas dentro de lo polimorfo de la erótica fetichista. Al igual que ha ocurrido con muchos artistas verdaderamente innovadores, este fotógrafo no estuvo exento de los ojos de la censura y de los supuestos “departamentos de asuntos morales” durante los años sesenta en los Estados Unidos. En efecto, este creador llevó a cabo una intensa exploración de la sensualidad del cuerpo de la mujer y de lo que se ha llegado a conocer como fotografía fetiche, en este caso enfocada en los pies.

Su trabajo se inició en los años cuarenta en una atmósfera de relativa intimidad dado que para el mismo artífice no era asunto fácil lidiar con su obsesión por los pies femeninos. Ello, por decir lo menos, le hacía sentir muy diferente de los demás.

Uno de los aspectos esenciales de su trabajo y que denota el fervor con el cual lo asumió fue la naturaleza de sus modelos, quienes eran usualmente mujeres del mundo cotidiano. Éstas, luego de ser retratadas por el fotógrafo eran resignificadas a la categoría de fenómeno estético e, incluso, de símbolo sexual. La actual impronta constituida por la “erótica de la vecina” o girl next door expresa lo avanzado que este artista estuvo a su época. El caso de Caruschka, su favorita y quien además era más cercana al canon de un Rubens, pone en evidencia esos matices de “fenómeno de culto” que adquirió todo lo relativo a Elmer Batters.

Su experiencia como editor de revistas para adultos próximas al pin up y al fetiche no fue más que una excusa para llevar a cabo una arqueología de sí mismo y de sus obsesiones eróticas. Sus modelos eran fotografiadas usualmente con primeros planos de los pies, haciendo énfasis en las medias y en toda la tensión implícita en la ropa interior femenina de ese período. El desparpajo de la mirada hacia el objetivo y, en algunas ocasiones los senos expuestos, inauguran un discurso muy poderoso. Aquí el acento está en la fantasía recreada y en lo que no es explícito.

En otras oportunidades, nos topamos con escenas casi irreales e idílicas de mujeres que se contraponen la una a la otra en franco deleite sáfico. Esa aproximación a los zapatos y las medias da lugar a una nueva dimensión del cuerpo femenino y sus extensiones imaginarias.

La manera de reflexionar los territorios en sombra del género humano es lo que le da el carácter imperecedero a Batters. Esa misma resonancia fue probablemente la que llevó a las autoridades policiales y a los departamentos de “asuntos morales” de la época a propinarle visitas con carácter punitivo. Seguramente no debió haber sido fácil para los “moralistas” lidiar con la propia erótica que despertaba en ellos el trabajo del fotógrafo. En este caso, el camino fácil y antiético resultaba la supresión del otro aun si ello redundaba en la destrucción de piezas de arte y, primordialmente, de la persona de un artista. Sin embargo, ello no significó para nada el fin de esta experiencia estética. El creador siguió realizando sus fotografías en un ambiente de mayor intimidad y discreción, cosa que se reflejó en elementos tales como la iluminación de sus planos. No obstante, las inadecuadas intervenciones policiacas conllevaron a que dejara de editar sus revistas caseras para adultos.

Eventualmente su persistente trabajo de décadas rindió frutos. Fue así como la editorial Taschen llevó a cabo en la segunda mitad de los años noventa las ediciones tituladas From the tip of the toes to the top of the hose y Legs that dance to Elmer’s tunes. El propio Benedikt Taschen había sido coleccionista de sus piezas desde tiempo atrás.

Este fotógrafo inauguró una novedosa estética del fetiche, marca del trabajo perseverante de un artista que estuvo muy avanzado a su época. Este texto es la celebración del arte polémico y que mueve al otro en un doble sentido; tanto de la atracción profusa como de lo que causa molestia. Elmer Batters fue, sin duda alguna, un verdadero héroe en el tránsito hacia el develamiento de los territorios oscuros de lo humano.

Autor: José Antonio Parra - 1 de octubre 2014 - 12:01 am


http://elperro1970.wordpress.com/2008/01/26/elmer-batters-retratista-de-piernas/
http://gloriadawn.wordpress.com/tag/elmer-batters/
http://lavidanoimitaalarte.blogspot.com.ar/2008/07/elmer-batters-milwaukee-1917-california.html
http://scoptophilia.blogspot.com.ar/2012/02/elmer-batters-nylon-stocking-fetichism.html
http://vintage-erotica-forum.com/t3377-elmer-batters-16-merged.html
http://zoomaa.wordpress.com/2012/04/22/elmer-batters/
http://www.artedehoy.com/2014/03/18/elmer-batters-el-fotografo-de-las-piernas-de-las-mujeres/
http://www.culturainquieta.com/es/erotica/item/395-elmer-batters.html
http://www.elcultural.es/noticias/arte/El-fetichismo-de-Elmer-Batters-fotografia-a-fotografia/502094
http://www.el-nacional.com/papel_literario/Elmer-Batters-impronta-fetichismo_0_492550870.html
http://www.rafaelroa.net/blog/2011/12/elmer-batters-y-su-fetichismo.html
http://www.taringa.net/posts/imagenes/12420830/Elmer-Batters-fotografias.html
http://www.taschen.com/pages/es/catalogue/sex/all/42403/facts.elmer_batters_from_the_tip_of_the_toes_to_the_top_of_the_hose.htm
http://www.transversealchemy.com/2011/12/elmer-batters-gettin-leggy.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario